18/4/2010

Ecuador: Los cuadernos se venden por sus portadas y calidad


Publicado en el Diario Expreso (Ecuador) el 17 de Abril 2010
Cada año hay una demanda de más de 80 millones
Colombia es el más grande demandante de los implementos escolares. Ecuador satisface la cuarta parte de las ventas de ese mercado.
Estudio. José Mackliff, gerente de marketing de Papelesa, revela que hacen un estudio para conocer los gustos de los estudiantes y transformarlos en sus productos.

Que la famosa actriz Isa TKM, la princesa mágica de Disney o el poderoso Ben 10 aparezcan en las tapas de millones de cuadernos no es casualidad.
Los fabricantes invierten en minuciosos estudios de mercado para conocer a los personajes que escogerán. No es para menos, de ello depende el 42% de la decisión de compra.
Papelesa, que concentra más de la mitad del mercado nacional, tarda aproximadamente 1 año y medio en determinar cuáles serán las figuras para infantes, escolares, adolescentes y universitarios, en el siguiente periodo lectivo. Aunque eso le signifique cancelar entre 10.000 y 20.000 dólares por cada licencia que solicitan a empresas como Disney o Cartoon Network. Son 13 propiedades, explica su gerente de marketing, José Mackliff.
El resultado de dicho estudio e inversión lo ratifica cuando acude a los escaparates de los centros comerciales. Desde ahí observa el comportamiento de los pequeños consumidores: los niños. Ahí testifica cómo los infantes saltan a escoger sus personajes favoritos, negocian y convencen a sus padres.
Gabriel Gómez, un niño de 8 años, es fanático de Ben 10. “Me gusta porque es divertido, fuerte y poderoso”, dice.
En una tienda del centro de la ciudad, se detiene a observar los cuadernos multicolores, hasta que su caricatura favorita lo atrapa. No corre con mucha suerte porque, como dice su madre, en la escuela donde estudia, la José Alegría, solo admiten cuadernos especiales y para este tipo de suministro “no hacen portadas de estas”, señala. Sin embargo, la convence de adquirir uno para su casa.
Papelesa tiene identificados a otros infantes con los mismos gustos y eso le permite precisar cuántas unidades fabricar con esa caricatura cómica.
Grupo objetivo
Hay que atenderlos, si se conoce que la venta de cuadernos se incrementó este año por la gratuidad estudiantil, expresa Maritza León, una dependiente de una librería. “Desde que se aplica la educación gratuita en las universidades, escuelas y colegios, se incrementó entre un 30 y 40% la venta”, indicó la empleada.
Mackliff reconoce que, en el caso de Papelesa, la demanda subió en un 35%.
Las colocaciones internas de cuadernos, cada año, sobrepasan los 80 millones de unidades. Así como la industria de los cuadernos se mueve por la alta demanda de los escolares infantiles, en la industria doméstica, también lo hace en el exterior. De acuerdo con los registros del Banco Central del Ecuador (BCE), el país exportó 1,2 millones de dólares en cuadernos, en los dos primeros meses de este año.
La cifra duplica las ventas efectuadas en similar periodo del año anterior. Una tendencia que demuestra el impulso que ha tenido este sector. A Colombia se envió la mayor parte.
Las importaciones ascendieron a 730 mil dólares. Colombia, Chile, Brasil, China y Estados Unidos proveen buena parte del portafolio de dichos productos cada año.
En Ecuador, la suma de importaciones y exportaciones de bolígrafos superó los 2 millones de dólares en los dos primeros meses del año.
En El 2009, de acuerdo a las estadísticas del Banco Central, la mayoría de compras efectuadas provino de China, EE.UU., México y Perú.
Los niños escogen diseño de sus útiles escolaresAlfonso Palma, de 14 años, y Génesis García, de 7, no se conocen, pero se encontraron en el mismo punto, cuando ambos compraban sus útiles escolares. Ella es fanática de La Princesa de Disney y Alfonso Palma, de Bakugan.Sus padres, desde atrás, los esperaban hasta que escojan los útiles escolares que usarán para este periodo lectivo.De acuerdo con un estudio de mercado de Papelesa, el 35% de los niños es el que toma la decisión de compra sobre sus suministros para la escuela y colegio. Algo que no sucedía hace una década. María José Macías, de 8 años, también ayudó a escoger sus útiles, para ella y sus hermanos. Deborah y Carolina estudian en octavo de básica. Ellas escogieron para sus útiles a Zoey 101, Ruby Gloom y a los diseños de Distroller. Un grupo de productos que se elaboró para esas preferencias.